¿Qué es el microchip?

El microchip es un dispositivo que sirve para la identificación y ubicación de una mascota extraviada. Realiza la función de nuestro DNI.

En líneas generales, se ha convertido en un soporte muy útil para los casos de robo o perdida

El dispositivo figura como una de las formas más efectivas para la seguridad de las mascotas. Puesto que, si una mascota es encontrada y llevada a un centro veterinario, refugio o protectora animal, estos podrán localizar a su propietario realizando una lectura de este dispositivo a través de unos lectores especiales para ello.

Este lector de microchip les aportara entre otros datos el nombre, teléfono y dirección del propietario.

La implantación del microchip es obligatoria para perros y gatos, hurones y conejos en la comunidad de Madrid.

La función principal de este dispositivo es la asignación de un propietario a su animal de compañía.

Tan solo el 24% de animales que acaban en refugios y protectoras llevan microchip

El microchip es un dispositivo tecnológico de reducido tamaño mide  11,5 mm de largo por 1,2 mm de circunferencia aproximadamente como un grano de arroz compuesto por un cuerpo externo hecho de un cristal especial.

Microchip

Contiene información básica del animal y su propietario (nombre de la mascota, nombre del propietario, dirección, teléfonos del propietario…)

Usualmente se encuentra ubicado debajo de la piel en la zona lateral izquierda del cuello.

¿Para qué sirve el microchip?

Muchos propietarios se preguntan sobre la utilidad de un microchip. Sin saber que los beneficios por su implantación van más allá de un proceso rápido y seguro.

La ventaja más importante se centra en la información básica que hay asociado al numero de microchip (datos de la mascota y propietario) De esta manera, el animal estará siempre registrado a nombre de un propietario y podrá ser recuperado.

El propietario podrá modificar la dirección y los teléfono de contacto para ser localizado o incluso ceder a su mascota a otra persona acudiendo al centro veterinario y realizando los tramites documentarios pertinentes , Nunca se realizara el implante de un nuevo microchip, es un dispositivo que solo se implantara una vez en la vida del animal, los datos de estos son modificados únicamente en la base de datos del RIAC ( Registro de Identificación de Animales de Compañía) y quedaran actualizados tras unos días automáticamente.

En caso de cambio de domicilio o número de teléfono debe acudir al centro veterinario para actualizar los datos del microchip

Según las estadísticas el porcentaje de retorno de animales extraviados o robados con microchip que llegan a centros veterinarios, refugios o protectoras es elevado, esto es posible en la mayor parte de las ocasiones gracias a este dispositivo.

¿Cómo se pone el microchip?

Al ser un dispositivo tan pequeño, se inserta a través de una inyección en la zona izquierda del cuello o la ubicación que el veterinario crea más conveniente según el tipo de mascota.

Su implantación es prácticamente indolora, basta con un simple pinchazo igual que cuando se les vacuna para dejarlo puesto.

Es muy importante saber que cada uno tiene una codificación única que ayudara en la identificación rápida de su mascota.

Después se asocian los datos del propietario (nombre y apellidos, dni, teléfono, dirección) y la mascota (nombre, raza, fecha de nacimiento) al número del microchip y todo esto queda registrado en el RIAC ( Registro de Identificación de Animales de Compañía).

¿Qué daños le puede causar a mi mascota?

El microchip no generan efectos secundarios dado que es un dispositivo inerte además de ello su aplicación es al nivel subcutáneo. Es decir, se aloja entre la piel y el musculo por lo tanto no interfiere con ningún proceso biológico, además de ello está fabricado con materiales inocuos .

Hasta la actualidad se han implantado millones de microchips en animales y los casos reportados con algún tipo de reacción son muy bajos.

Los problemas más comunes que se dan son:

El desplazamiento de este y el fallo del mismo

Otros problemas reportados es la perdida de pelo en la zona implantada, infecciones cutáneas y en muy raras ocasiones se han encontrado la formación de tumores en la zona de implantación pero a pesar de estos problemas mencionados hablando en porcentajes los Beneficios de la implantación del microchip en una mascota es muy superior a los problemas que podrían ocasionarle .