En clínica veterinaria utilizamos muy a menudo la radiografía y la ecografía para el diagnóstico por imagen. En este post os contaremos las diferencias entre ecografía vs radiografía, cuándo utilizar cada una de ellas e ideas generales de la interpretación.

Definición de ecografía vs radiografía

Tanto la ecografía como la radiografía son técnicas de diagnóstico por imagen.

La ecografía es una técnica de diagnóstico por imagen no invasiva. También se le denomina sonografía o ultrasonografía. Utiliza ondas de sonido de alta frecuencia, mayor a la audible, para producir las imágenes. Estas ondas se envían y rebotan, o responden con un eco (de ahí su nombre) cuando alcanzan los órganos. Es por esto que esta técnica se usa en la evaluación de tejidos blandos. Proporciona una imagen bidimensional en movimiento. La más usada es la ecografía abdominal. Ésta es utilizada para evaluar múltiples órganos, tanto del sistema digestivo, como del sistema reproductivo y excretor: estómago, intestinos, vejiga, riñones, próstata, bazo, hígado, útero, matriz…

La radiografía es una técnica de diagnóstico radiológico que obtiene una imagen bidimensional estática mediante una radiación de rayos X o gamma de isótopos radiactivos. El conjunto o los haces de rayos X pasan a través del cuerpo absorbiéndose en diferentes cantidades según la densidad de la estructura a través de la que pasan. Es rápida e indolora y proporciona imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Se considera también una técnica no invasiva pero tal y como hemos mencionado, el paciente deberá exponerse a una pequeña dosis de radiación.

Cuando utilizar ecografía vs radiografía

  • La radiografía es buena prueba diagnóstica para problemas articulares o traumatológicos: fracturas, luxaciones… Sin embargo, la ecografía es la prueba adecuada para la evaluación de tejidos blandos, órganos o vísceras.
  • También para valorar el tamaño o presencia de masas más o menos pequeñas es mejor técnica la ecografía.
  • Para el diagnóstico de gestación, ver los días de gestación sin duda es mejor la ecografía. Sin embargo, para saber el número exacto de cachorros, se detecta mejor con una radiografía a término.
  • En cuanto a cuerpos extraños, la radiografía no tiene la capacidad de detectar por ejemplo el tejido, a no ser que ya haya obstrucción. Sin embargo con la ecografía puedes ver si hay un calcetín dando vueltas en estómago. 
  • La radiografía es orientativa. Como primer paso en una evaluación al realizar la radiografía podrás observar que el corazón tiene mayor tamaño del que debería. Tendrás que realizar una ecografía si quieres hacer una evaluación más específica ya que con esta técnica podrás evaluar la función de las válvulas cardiacas, la entrada de las arterias o salidas de las venas del corazón.
  • Con una ecografía también se puede observar si hay hipertensión pulmonar. La hipertensión pulmonar no se puede detectar con la radiografía.
Radiografía

Ventajas del uso de la ecografía vs radiografía

Hay un aumento del uso de la técnica ecográfica en vez de la radiológica de un tiempo a esta parte en medicina veterinaria. Esto tiene una explicación. Tanto la radiografía como la ecografía son técnicas buenas, cada una para lo suyo. Pero la ecografía tiene algunas ventajas respecto a la radiografía por abarcar una mayor amplitud de estudio entre otras cosas. Os dejamos aquí algunas ventajas del uso de la ecografía frente al de la radiografía:

  • La radiografía emite radiación ionizante que aunque es poca cantidad de radiación, es radiación al fin y al cabo. Esta radiación puede ser perjudicial para el paciente y el profesional. La ecografía emite ondas que son inofensivas. Esto hace que no se precisen medidas de protección, permisos, seguros o medidas determinadas para su realización, como sí ocurre con la radiografía.
  • La imagen de ambas técnicas es bidimensional, pero la ecografía es dinámica, por lo que nos permite ver el movimiento, como el caso de los fetos en el útero. Sin embargo, la imagen de la radiografía es fija, que puede ser muy útil en determinados casos. Además la imagen radiográfica es más nítida. Por muy nítida que sea, al ser estática en muchos casos es insuficiente, necesitándose el uso de la ecografía para ver determinados movimientos.
  • La ecografía nos permite ver los órganos y diferenciar entre densidades de los tejidos, mientras que con la radiografía no. Eso sí, la imagen de la radiografía será más precisa a la hora de evaluar materia ósea u objetos de alta densidad.
  • En caso de obstrucción intestinal, la radiografía no puede detectar determinados elementos como plásticos, madera, telas o prendas de ropa, mientras que la ecografía sí tiene la capacidad de distinguirlo.
  • En un cuadro de alteraciones urinarias, la radiografía nos permitiría detectar la presencia de cálculos radioopacos. Pero si queremos tener mayor precisión debemos utilizar la técnica ecográfica. La ecografía nos confirmaría o descartaría la obstrucción renal. Además nos daría información sobre si la obstrucción está causada por cálculos, tumores o coágulos.
  • La ecografía tiene además la ventaja de que puede combinarse con otras técnicas simultáneas. Ejemplo de éstas serían punciones guiadas por ecografía o uso de contraste para detectar mejor las lesiones del animal.
  • Es tan importante saber realizarlas como saber interpretarlas. La interpretación de una ecografía requiere de conocimientos más técnicos que el de la radiografía. La radiografía suele ser interpretada por los veterinarios, ya que no se requiere especialización. Sin embargo, para realizar una ecografía y sobre todo para interpretarla, lo ideal es que lo haga un especialista.
  • Un aspecto muy positivo de la radiografía es que es más económica. Está al alcance de cualquier veterinario, de hecho casi cualquier centro tiene máquina de rayos. En el caso de la ecografía hay que añadirle el coste de contratar a un profesional especializado.

Ecografía abdominal

Dentro de las ecografías, la más realizada es la abdominal por abarcar multitud de órganos y vísceras que requieren evaluación ante diferentes dolencias.

La ecografía abdominal está indicada en los siguientes casos:

  • Ante la sospecha de cuerpo extraño ya sea en estómago o en intestino. Como explicábamos anteriormente, si no se visualiza en radiografía deberá realizarse ecografía ya que la radiografía no diferencia determinados tejidos.
  • En caso de criptorquidia. La criptorquidia es una alteración del desarrollo en la que se da un descenso incompleto de uno o ambos testículos, quedándose internamente. En caso de criptorquidia, debe realizarse cirugía para la extracción al exterior del testículo ya que de quedarse interno puede tumorizarse o necrosarse y provocar infección. Para evaluar la situación del testículo se utiliza la ecografía abdominal.
  • Ante molestias o alteraciones en la orina del animal para confirmar o descartar cálculos renales se deberá realizar ecografía abdominal. En ésta se puede evaluar presencia de cristales a nivel renal. De no ser ésta la causa de la obstrucción, nos informaría de cuál es la otra posible causa.
  • La molestia abdominal puede abarcar multitud de posibles alteraciones. Los animales no pueden contarnos qué les pasa y aunque ante la palpación sabremos cuál es la zona que más les molesta, necesitaremos una técnica de imagen para confirmar o descartar diagnóstico. En este caso, podemos hacer una primera radiografía simple de abdomen pero en muchas ocasiones se nos quedará corta. Para realizar una evaluación de órganos o vísceras abdominales se debe hacer uso de la ecografía abdominal.
  • Para el diagnóstico de gestación. Ya sea para confirmar gestación, para viabilidad de la gestación ya que la ecografía, al distinguir el movimiento, detectará el latido del corazón; o para detectar posibles malformaciones. Para determinar el número de cachorros podría hacerse mediante ecografía pero en este caso será más precisa la realización de una radiografía a término.
Ecografía realizada en Vellcan Veterinarios
  • Para cistopunciones: en caso de que haya que realizar una recogida de orina estéril mediante una punción en la vejiga. Al tener la imagen mediante ecografía de la vejiga podremos realizar una cistopunción segura.
  • Ante sospecha de ascitis: líquido libre en abdomen. La ascitis puede deberse a diferentes causas: problemas en el hígado, traumatismo de órganos internos, inflamación del perotineo, tumores, trastornos de la coagulación, etc. Se manifiesta por la distensión abdominal que suele darse junto con molestias del animal. Es importante conocer la causa de la presencia de líquido libre en abdomen para un adecuado diagnóstico y tratamiento. Para la confirmación de presencia de líquido libre del abdomen se puede usar ecografía o radiografía. Sin embargo, para la extracción se requerirá del uso de la ecografía abdominal.
  • Cuantísimas veces en consulta nos encontramos una masa en el interior del abdomen o en los órganos internos de éste. Las masas pueden detectarse con radiografía y con ecografía, pero en el caso de extracción de una muestra pasará lo mismo que en el caso anterior, se usará una ecografía abdominal a modo de guía.
  • De la misma forma que en el caso anterior, para realizar citologías o biopsias será útil el uso de la ecografía abdominal.

Interpretación de las ecografías

Como veníamos comentando, la interpretación es tanto o más importante que la realización de la prueba. Esto se acentúa en el caso de la ecografía. Al ver las estructuras en movimiento, se debe poseer conocimientos y experiencia para poder distinguir bien los órganos y su correcto funcionamiento. Por ejemplo en una ecocardio del corazón, detectar si el movimiento de las válvulas de corazón es el adecuado.

En términos generales cabe distinguir tres tipos de imágenes:

  • Hiperecoico o hiperecógeno: se le denomina a las zonas con tonalidad blanca. Ocurre cuando hay una gran reflexión de ondas, que provocan gran cantidad de ecos. En las ecografías se pueden ver en blanco los huesos, un tumor hipercelular o un foco de hemorragia.
  • Hipoecoico o hipoecógeno: es el caracterizado por la tonalidad grisácea. Poduce ecos de menos intensidad, correspondiendo las imágenes grises con los órganos o tejidos blandos.
  • Anecoico o anecógeno: constituye las imágenes de color negro y corresponde con los líquidos.

Todas las máquinas fallan, por lo que hay que tener esto en cuenta a la hora de interpretar las imágenes. El el caso del artefacto. El artefacto en ecografía es el error en el que se ven puntos de brillo que no se corresponden con estructuras reales del animal. Ocurre cuando los ecos o los ultrasonidos devueltos al ecógrafo no corresponden con la realidad. Hay que tener especial cuidado ya que pueden llevar a confusión.

Interpretación de las radiografías

La interpretación de la radiografía es más sencilla por ser ésta una imagen estática en la que puedes pararte y analizar bien todo lo que se ve. Las tonalidades dependerán de la densidad de la estructura. A mayor densidad de la estructura, menos rayos X lo atravesaran y viceversa. A menor densidad, mayor número de rayos X lo atravesaran. Con una alta densidad se verá la imagen blanca y con una bajas densidades se verán imágenes oscuras o negras.

Se han descrito 5 niveles de penetración de rayos X en las radiografías, que si los colocamos de mayor a menor densidad serían:

  1. Blanco brillante: la mayor intensidad de blanco ocurre con los metales. Puede ocurrir con objetos tragados por nuestras mascotas como cuchillos o cubiertos que a veces pueden ingerir las mascotas. Sí, sí, habéis leído bien, hay perros que se pueden comer un cuchillo. También en prótesis o estructuras metálicas implantadas en cirugías.
  2. Blanco: ocurre con el calcio, se apreciarán en tonalidades blancas. Es el caso de los huesos y las calcificaciones. De aquí, que en casos traumatológicos sea más adecuada la radiografía que la ecografía.
  3. Gris claro: En esta tonalidad aparecerá el agua, los músculos, los vasos sanguíneos o el estómago.
  4. Gris oscuro: ocurre con los tejidos que absorben un mínimo de radiación. Corresponde con el tejido adiposo, la grasa. También ocurre con el tejido celular subcutáneo rodeando los órganos interabdominales y retroperitoneales.
  5. Negro: no hay absorción. Es el nivel de mayor intensidad. Es el caso del aire y los gases. Dentro de los órganos se podrá observar en los pulmones y el tubo digestivo.

Para terminar…

Esperamos que os haya servido esta información.

Os recordamos que podéis ver más casos e información en nuestro Instagram o Facebook.

Por Silvia